Header Ad

Categorías

Publicaciones más vistas

¿Empleado o empresario?

¿Empleado o empresario?

- Tiempo de lectura para este artículo: 8 minutos

Ser empresario o empleado, ¿Cuál es la mejor decisión?

Muchas personas habrán tenido que elegir en su vida, en particular, profesionalmente hablando, si ser un empleado o un empresario, un director de empresa, un director de departamento o un autónomo o un comerciante.

Si eres un joven estudiante de bachillerato, probablemente pensarás que es mejor mandar que ser mandado, por lo que tenderás a ser un emprendedor y te decantarás por la constitución de empresas.

Si, por el contrario, eres un universitario que está a punto de terminar sus estudios o acaba de licenciarse, probablemente intentarás adquirir experiencia en una importante empresa multinacional, quizás con muchos beneficios, pero poca autonomía de gestión.

Si, por el contrario, llevas años como empresario y tu empresa no funciona tan bien como antes, tal vez sueñes con la tranquilidad económica que sólo puede darte un salario fijo o, si ha sido empleado durante mucho tiempo, puede que le estimule e inspire gestionar su alta de autónomos, tal vez en el mismo sector, para desarrollar su creatividad.

JEYPA, gestoría en Getafe nos ofrecen un análisis más detallado de los pros y los contras distinguiendo 15 puntos críticos y tres categorías: empresario autónomo, empleado estándar y gestor de empleados.


1- Tiempo:

Empresario: muy flexible, no tiene horarios podría trabajar 24 horas al día durante 30 días seguidos y luego ir a esquiar todo el fin de semana

Empleado: gestión del tiempo bastante rígida, horarios impuestos, poca posibilidad de variación. Gran facilidad de gestión, no tiene el riesgo de dedicar su vida al trabajo.

Gestor: a menudo un gerente trabaja tanto con la cabeza como con el físico más de 12 horas al día


2- Libertad de acción

Empresario: amplio, tiene la máxima autonomía en la toma de decisiones («hoy vendo esto, mañana produzco lo otro, esta noche rebajamos todo un 30%», etc.).

Empleado: casi nada, realiza una orden precisa, se deja un mínimo de carta blanca en las opciones menos importantes.

Gestor: medio, tiene bastante autonomía de gestión, debe respetar el tiempo, el presupuesto y los diferentes intereses, pero puede asumir el derecho de tomar decisiones, incluso medianamente importantes, sabiendo siempre que tendrá que justificarlas e informar a sus superiores.


3- Salario

Empresario: muy variable, prácticamente incierto.

Empleado: nivel fijo, normalmente suficiente para llevar una vida decente.

Gerente: fijo más bonificación, a menudo superior al salario medio de los empleados. Puede tener varios beneficios, coche y teléfono de empresa, viajes pagados, etc.


3-Creatividad

Emprendedor: máximo, tiene muchas posibilidades de abarcar con la imaginación diferentes sectores y en muchas áreas.

Empleado: aunque puede depender del tipo de trabajo (por ejemplo, un diseñador gráfico puede parecer que tiene mucho) la capacidad de expresar su creatividad es una prerrogativa de muy pocos.

Gestor: no puede inventar mucho, no puede arriesgar, debe calcular y ya está, sólo debe demostrar que eligió ese camino porque estadísticamente le daría más probabilidad de éxito.


5-Preocupaciones

Preocupaciones

Empresario: máximos, además del trabajo específico, tiene que gestionar toda la burocracia que hay alrededor. En él que caen todas las responsabilidades.

Empleado: casi ninguno, a lo sumo tiene que preocuparse de cuándo pedir las vacaciones, si recibirá un aumento de sueldo o si su puesto de trabajo corre peligro por un traslado al extranjero de la empresa.

Gestor: varios, siempre tiene que dar cuenta de sus propios resultados y quizás incluso de los de su equipo y a menudo bajo presión, sus esfuerzos se concentran principalmente en el trabajo/proyecto concreto.


6-Sucesiones

Empresario: todo lo que ha construido y acumulado (deudas y créditos) puede transferirlo a sus familiares e hijos como herencia. Más allá de la mera liquidez económica también significa el saber hacer, la base de clientes, etc.

Empleado: Si ha conseguido ahorrar algo puede dejarlo como herencia, pero en el trabajo puede hacer muy poco.

Gestor: Ciertamente, si ha gestionado bien sus ingresos, puede haber ahorrado mucho dinero. Sin embargo, la posibilidad de dejar su trabajo a sus hijos está totalmente excluida. Es probable que en su carrera haya entablado relaciones con personas (normalmente empresarios) que podrían proporcionarle conexiones para apadrinar a sus hijos graduados.


7-Satisfacción laboral

Empresario: alto, ver los proyectos propios realizados (cuando se tiene éxito) es una gran satisfacción.

Empleado: bajo, al tener poca libertad de decisión y realizar a menudo un trabajo muy repetitivo es difícil obtener grandes satisfacciones.

Gestor: muy alto, realizar proyectos con recursos de la empresa mucho mayores que los del individuo, es de gran satisfacción personal.


8-Firma en innovaciones

Empresario: Muy alto, hacer negocios también significa innovar.

Empleado: Muy bajo, casi ninguno, salvo los profesionales (por ejemplo, un diseñador o un arquitecto contratado por una empresa que firma un proyecto).

Gerente: Medio, puede co-firmar un proyecto con el equipo de trabajo.


9-Competencia en carrera

Empresario: Bajo, apenas en una sola empresa hay alguien que contribuya al puesto de emprendedor.

Empleado: Medio, algunos puestos con más responsabilidad (es decir, salario) o menos horas de trabajo o tareas más gratificantes pueden ser codiciados.

Gestor: Extremo, muchos apuntan a su puesto, si no traen resultados son las primeras cabezas que se cortan.


10-Facilidad de cambio de carrera

Empresario: Difícil, habiendo invertido (poco o mucho) tiempo y dinero no es fácil cambiar de la noche a la mañana. Lo que sí se puede hacer, sin embargo, es ampliar su radio de acción, abrirse a nuevos negocios que se gestionen al mismo tiempo y entonces tal vez dejar uno para mantener otro.

Empleado: Medio, se hace difícil sobre todo con el «avance de» la edad y la falta de habilidades. Al haber realizado pocas tareas durante años puede tener dificultades para cambiar.

Gestor: Bastante difícil, habiendo recibido sueldos altos durante años, trasladarse a otro lugar y recibir un sueldo más bajo podría ser una grave inconveniente.


11-Relación compañeros -superiores- subordinados

relaciones laborales

Empresario: Al sentirse cargado con toda la responsabilidad sobre sus hombros, al tener a todos como subordinados y a ningún superior, la gestión para el empresario se convierte en una combinación de liderazgo y poder.

Empleado: Muy pesado, a menudo soportar a los compañeros y superiores es muy difícil porque es difícil encontrar una motivación seria. Incluso la gestión de los subordinados no es fácil, especialmente para aquellos que no tienen un gran carisma y liderazgo.

Gestor: Con sus colegas y subordinados debe tener necesariamente una excelente capacidad de liderazgo. Aguantar a un superior que no estimas puede ser muy estresante.


12-Relaciones con los hijos

Empresario: poco tiempo (no físico sino mental) disponible para dedicarles. Gestionar esto es muy difícil, a veces los hijos pueden ser malcriados o no prestarles la atención necesaria.

Empleado: Excelente, suficiente tiempo tanto físico como mental para dedicarles.

Gestor: Poco tiempo (físico) para dedicarles. Es complicado mantener una familia unida con este tipo de empleo. Una parte del gran salario que recibe se utiliza para compensar la escasa asistencia.


13-Facilidad de tropiezos

Empresario: Al no tener horarios fijos, es fácil caer en excesos y vicios, al no tener que rendir cuentas a nadie más que a sí mismo es fácil volverse perezoso y vago o volverse superficial.

Empleado: Baja si tenemos en cuenta el hecho de que tener un horario de trabajo fijo da equilibrio y estabilidad a la vida de la mayoría de las personas, aunque una mente demasiado imaginativa para estar en esta jaula de horarios podría volverse loca.

Gestor: Alto, el nivel de estrés y las posibilidades financieras combinadas con la creencia de que «yo también tendré un sueldo el mes que viene» pueden ser bombas de relojería.


14-Contrato de trabajo, protección de los trabajadores

protección de los trabajadores

Empresario: Casi inexistente, ser empresario y empleado de sí mismo no garantiza casi ninguna protección, a no ser que te encargues de ello en privado (seguros, pensiones privadas, etc.)

Empleado: Máxima, enfermedad, vacaciones, indemnización por despido, seguridad social, permisos retribuidos, maternidad, paternidad, permiso especial para cuidar a un familiar, etc., mucha seguridad una vez obtenido el contrato indefinido.

Gestor: Poco, a menudo en su contrato se prevé el hecho de que podría ser enviado sin previo aviso en función de las necesidades del negocio.


15-Facilidad para encontrar (y mantener) el trabajo

Empresario: Convertirse en empresario no es tan complejo, seguir siéndolo es mucho más difícil.

Empleado: Alto, el número de plazas incluso en tiempos de crisis (en proporción a otras categorías analizadas) es muy alto.

Gestor: Encontrarlo es una prerrogativa de unos pocos, mantenerlo es igual de complejo.


Resumen

Del análisis realizado no prevalece ninguna categoría sobre cualquier otra, hay que tener en cuenta diversos matices en las categorías individuales que no se han tenido en cuenta.

Con este análisis hemos intentado dar una visión general que sirva de punto de partida para los indecisos. La situación óptima está representada por el trabajo que permite combinar todos los aspectos positivos de cada categoría.

Atención, algunos aspectos no deben considerarse positivos independientemente, cada uno según sus actitudes, habilidades, deseos y ambiciones preferirá entrar en una categoría en lugar de otra.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies