Header Ad

Categorías

Publicaciones más vistas

¿Cómo mantener la oficina limpia y saludable?

¿Cómo mantener la oficina limpia y segura?

- Tiempo de lectura para este artículo: 8 minutos

Cómo mantener la oficina limpia y segura para evitar contagios en la época post coronavirus

Mantener la oficina limpia debería ser una tarea generalizada y obvia, pero a menudo entre los mil compromisos de la vida laboral se hace difícil dedicar siquiera un minuto a esta actividad tan importante. De hecho, es responsabilidad de todos y cada uno de los empleados mantener su espacio de trabajo ordenado y seguro y a ser posible contar con el servicio de una empresa de desinfección.

Diversos estudios han demostrado que los gérmenes y las bacterias se esconden por todas partes en la oficina, por lo que es esencial adoptar normas de higiene y, sobre todo, buenos hábitos en la empresa.

Las ventajas no son sólo un entorno más sano y ordenado, sino también una mayor concentración en el trabajo, menos bajas por enfermedad y más seguridad.

Aquí te dejamos unos sencillos consejos prácticos para mantener y disfrutar de un ambiente de trabajo limpio, saludable y eficiente:


1 – Limpiar los dispositivos electrónicos, escritorios y objetos

En los espacios de trabajo hay muchos dispositivos y objetos electrónicos con los que entramos en contacto a diario y que pueden convertirse en un receptáculo para gérmenes y bacterias.

Para mantener una higiene adecuada en tu oficina, es importante limpiarla regularmente. Aquí hay algunos consejos dependiendo del tipo de objeto.

Teclados y pantallas de teléfonos…

Los teclados de ordenador son el hogar de verdaderas colonias de bacterias. No sólo hay gérmenes de las manos o polvo, de hecho, los empleados suelen comer en la oficina y las migas o partes de comida terminan entre las rendijas de todos los equipos y teclados, agravando la situación.

Incluso los teclados y las pantallas táctiles de nuestros smartphones no están exentos del problema, porque los tocamos con nuestras manos mucho más de lo que puedas imaginar.

Los limpiadores en aerosol son una gran manera de deshacerse del polvo y los restos de comida. Alternativamente, los hisopos de algodón pueden llegar a todos los espacios entre las llaves y limpiar todos los rincones de polvo.

Monitores, pantallas y displays

Cuando no se limpian con regularidad, las pantallas de las oficinas acumulan una increíble cantidad de polvo.

Mantén tus pantallas limpias y sin huellas dactilares quitándoles el polvo y limpiándolas con una buena toallita antibacteriana o un paño de microfibra y un removedor de polvo.

Si no dispones de productos específicos, puedes pulverizar una toalla de papel suave con agua tibia para eliminar las huellas dactilares y otras manchas.

Escritorios y mesas

Los escritorios y las mesas son lugares de proliferación de gérmenes y además suelen ser compartidos por varias personas…

Los vasos, comida y montañas de papel, incluso llaves y pañuelos, se colocan a menudo en nuestros escritorios.

Por eso es importante no sólo ordenar la mesa, sino también limpiarla a fondo, desempolvarla y desinfectarla para evitar que se propaguen las bacterias.

Acostúmbrate a limpiar tu escritorio con toallitas antibacterianas al final de cada día. Esto no sólo mantiene los gérmenes presentes bajo control, sino que psicológicamente te ayudará a terminar la jornada de trabajo y te permitirá empezar un nuevo día a la mañana siguiente con un escritorio limpio y organizado.

Microondas

Cuando compartes la cocina con tus compañeros, es posible que no todos tengan las mismas normas de higiene que tú. Si puedes compensar fácilmente la suciedad en el microondas con algunas toallas de papel, aunque eliminar el olor puede ser un poco más complicado, deja suficiente tiempo para una ventilación entre uso y uso.

Utiliza un pequeño frasco de aceites esenciales de limón o naranja y añade unas gotas en una botella de agua pulverizada. Rocía el interior del microondas con el aceite perfumado y coloca una esponja húmeda en el centro antes de encender el horno durante dos minutos. Cuando la esponja se haya enfriado, úsala para limpiar la suciedad y disfrutar de la fresca fragancia que ahora desprende el microondas.

Cestas

Normalmente, las empresas de limpieza vacían los cubos a diario, pero todavía pueden tener un olor anteriores materiales contenidos. Así que considera darles una buena limpieza de vez en cuando y elimina los olores desagradables sacando la papelera de la oficina un par de veces a la semana, rociándola con detergente (el líquido lavavajillas también está bien) y limpiándola con una esponja. Luego enjuágala con agua.

Pizarras blancas

Los marcadores pueden dejar marcas indelebles en la pizarra de la sala de conferencias de tu oficina. Un gran problema si tienes que hacer una presentación en esa pizarra y no puedes borrarla en absoluto.

Afortunadamente, hay una manera de deshacerse de estas molestas marcas: consigue un buen detergente y usa toallitas absorbentes para quitar las manchas; alternativamente, cubre la marca permanente del marcador con un bolígrafo borrable y límpiala con un paño.


2 – Lávate las manos a menudo

Las investigaciones han revelado que el verdadero culpable de la propagación de gérmenes y virus en el lugar de trabajo no es la tos y los estornudos, sino el contacto con las superficies.

Por lo tanto, para reducir el riesgo de infección, siempre mantenga toallitas para las manos o gel desinfectante en la oficina para usarlas cuando llegues al trabajo, después de las comidas y antes de ir a casa.

También asegúrate de secarlas, ya que los gérmenes se adhieren más fácilmente a las manos húmedas que a las secas.


3 – Mantén todo en orden para la seguridad en tu trabajo

oficina limpia y saludable

Imagina que un par de tijeras están escondidas bajo un montón de papel y alguien intenta levantarlo: esa persona podría cortarse o hacerse daño.

Se estima que en 2019 hubo más de 1.707 ausencias de más de cuatro días debido a un accidente de trabajo de este tipo.

Si quieres reducir este riesgo, no dudes en prestar más atención a la organización y el orden en la oficina. Utiliza carpetas y accesorios de almacenamiento para mantener tu papelería y cualquier otro material ordenado y seguro.


4 – Papel para secar derrames inmediatamente

Es bueno tener siempre a mano un suministro de toallas de papel absorbente para secar cualquier posible fuga de agua y líquidos en el suelo o en una mesa.

De hecho, incluso pequeños derrames pueden causar resbalones y lesiones. Pero eso no es todo, las caídas de agua más importantes o constantes a lo largo del tiempo pueden crear áreas mohosas que causen alergias e infecciones: informa del problema a tu supervisor para que pueda ser resuelto.


5 – Decirles a los compañeros enfermos que se queden en casa

Según diversos estudios e investigaciones a raíz de la pandemia de COVI-19, una sola persona enferma que no se proteja adecuadamente en el trabajo puede infectar a más de la mitad de las superficies de una oficina.

Esto incluye teléfonos, escritorios, fotocopiadoras, manillas, picaportes, llaves de ascensor y accesorios en el office.

Si está enfermo, no vayas a trabajar hasta que estés completamente curado, y si son tus empleados o compañeros los que están enfermos, insiste en que se queden en casa. Si otros empleados se enferman, el coste para tu empresa de no ser productiva podría ser mucho más alto.


6 – Mantén el paso de acceso despejado

Las cajas y los cables eléctricos que obstruyen los pasillos y las salidas pueden causar caídas y lesiones. Piensa en todas las veces que volviste a tu escritorio leyendo lo que habías impreso en lugar de mirar dónde pusiste los pies al caminar: caer es realmente un instante y las consecuencias pueden ser graves, como moretones e incluso fracturas.

La solución en este caso es contar con sistemas de almacenamiento y organización de cables, que pueden reducir el riesgo de accidentes y, por consiguiente, las ausencias causadas por lesiones.


7 – Trata incluso las lesiones más pequeñas

Hasta los cortes y rasguños más pequeños pueden infectarse, por lo que no hay que ignorar ni siquiera los más pequeños y hay que cuidarlos para evitar problemas potencialmente graves y perder la productividad.

Asegúrate de que todos sepan dónde se encuentra el botiquín de primeros auxilios, lo cual debe ser informado efectivamente. Además, recuerda que los medicamentos pueden caducar, así que asegúrate de que alguien comprueba regularmente que los medicamentos son utilizables.


8 – Respetar las intolerancias de los compañeros

Normalmente no pensamos que nuestro perfume, un tentempié de cacahuete o incluso las semillas de nuestro escritorio pueden crear problemas a alguien, pero recuerda que tus compañeros pueden sufrir incluso graves alergias a estos productos. Respeta y ten siempre en cuenta las alergias e intolerancias de sus compañeros, no sólo para evitar reacciones peligrosas, sino también para crear un ambiente de trabajo más armonioso.

Siguiendo estos pequeño consejos conseguiremos trabajar en un entorno seguro y saludable

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies